Los dueños de las pequeñas tiendas tienen que presentar la factura electrónica de cada una de las ventas que sean superiores a $212.000 pesos, sin incluir el importe de los impuestos. La medida obligatoria está rigiendo desde el 01 de junio de 2023.

Para ello, los comerciantes de pequeños y medianos negocios, como tiendas, micromercados, droguerías, restaurantes, almacenes, entre otros establecimientos comerciales, deberán hacer uso de un programa de facturación que les permita implementar esta medida.

Quien esté obligado a expedir esta factura y no lo haga podrá enfrentar sanciones, como el cierre del establecimiento de comercio donde se ejerza la actividad, por un periodo de hasta 30 días. También podría enfrentar una sanción del uno por ciento del valor de las operaciones facturadas sin el cumplimiento de los requisitos legales, según lo indica el artículo 652 del estatuto tributario.

Fuente: El Espectador

Por C&A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This website uses cookies and asks your personal data to enhance your browsing experience. We are committed to protecting your privacy and ensuring your data is handled in compliance with the General Data Protection Regulation (GDPR).